Artes de pesca

Artes de pesca

Los artes de pesca son los instrumentos de los que se vale el hombre para pescar. En la actualidad sólo está permitida en España la pesca en los ríos con caña y anzuelo. Sin embargo, históricamente los pescadores han empleado numerosos artes, aparejos e instrumentos para pescar.

Entre los artes aplicados a la pesca en el río encontramos los siguientes: los apostales, las estacadas y las encañizadas que tratan de retener o desviar la corriente de agua para crear paradas en el cauce del río y facilitarla captura de salmones truchas u otros peces; las redes; las nasas, trampas que atrapan en su interior a los peces impidiendo su salida; las fisgas y los grampines que pinchan o inmovilizan a los peces; las máquinas utilizadas para impedir el ascenso de los peces reteniéndolos o extrayéndolos fuera del aguas; los venenos y sustancias afines que matan o inmovilizan a los peces ; y finalmente, las cañas.

La caña fue introducida en el Eo por los pescadores deportivos. Con la caña van asociados la línea, el carrete y el anzuelo Para la pesca con caña se emplean diferentes tipos de cebos que pueden ser naturales o artificiales. Los más empleados en el Eo y los demás ríos asturianos son los siguientes: el natural; la cucharilla; el devón y el devonín, y la mosca y la pluma.

En la pesca de río se emplean distintos cebos naturales. Para el salmón lo más común es la mioca o lombriz y la quisquilla o camarón. La cucharilla es un cebo artificial empleado para la pesca de salmones y truchas que se ven atraídos por el movimiento, las vibraciones y los reflejos que este señuelo produce en el agua. El devón y el devonín son cebos metálicos que pretenden imitar un pez, como variedad podemos mencionar y el devonín, que es un devón pequeño empleado para pescar truchas. La mosca y la pluma son dos cebos que imitan insectos o moscas en sus diferentes estadios evolutivos.